PARVOVIRUS

Imprimir PDF

Esta enfermedad, llamada también Parvo Virosis Canina (PVC), Parvovirus o simplemente Parvo, es una infección causada por un virus sumamente contagioso y que afecta principalmente el tracto gastrointestinal de los cachorros, perros adultos y otros caninos salvajes.

SINTOMAS DEL PARVOVIRUS

Los signos del parvovirus caninos son: pérdida de apetito, vómito, deshidratación, letargo, depresión, diarrea ensangrentada y heces descoloridas y de mal olor. (Cabe mencionar que estos sangrados son de color muy intenso) El parvovirus es un virus que normalmente ataca el sistema intestinal canino. El virus puede también atacar el corazón, pero esa forma de parvo es rara. Sin embargo, cachorros infectados con parvovirus de menos de dos semanas de edad, pueden desarrollar miocarditis, inflamación de los músculos cardíacos terminando en falla cardiaca y muerte. El parvovirus es transmitido a través de las heces y vómito de perros y cachorros infectados. Es un virus altamente resistente capaz de soportar calor, frío y los desinfectantes más comunes. En realidad, el parvovirus es tan resistente que puede vivir en las heces por alrededor de dos semanas y puede existir en el ambiente (tales como pisos y jaulas) por muchos meses. Es fácilmente transmitido por medios tales como las manos, ropa y zapatos de cualquiera que entre en contacto con el virus.

SANIDAD Y DESINFECCIÓN

Normas eficientes de sanidad y control de enfermedades, son una gran ayuda para evitar la propagación del virus. No obstante, si el Parvovirus se presenta será necesario: Desinfectar todas las superficies (pisos, muros y jaulas) con un producto probado y efectivo contra bacterias y virus, como el cloro con amoniaco. (el amoniaco debe ser utilizado con el mayor cuidado posible y en pocas cantidades, siempre manejarlo lo más retirado de la cara posible) Sacar los animales para lavar perfectamente el espacio, la cama y todos los recipientes de comida y agua de la jaula. Asegúrese de lavar todo con abundante desinfectante. Remover los desechos sólidos (heces, pelaje, etc.) y enjuagar con agua/cloro las orinadas. (Evite salpicar heces o vómito de una jaula a otra o a un área de uso común) Usar un cepillo de cerda rígida, un liquido desinfectante y suficiente agua, se debe tallar con bastante energía y enjuagar muy bien, no olvidar lavar o tirar los utencilios del perro, lo mismo el lugar donde duerme y la casa, jaula o techo donde es su casa. Vacune contra el parvo Un programa comprensivo de vacunación contra el Parvovirus es indispensable (sobre todo cachorros), especialmente aquellos con historiales de salud desconocidas. Cualquier animal con síntomas de parvovirus debe ser separado inmediatamente de cualquier otra mascota con la que conviva, puesto en cuarentena y ser evaluado por un Médico Veterinario. Separar animales saludables de animales enfermos y a los cachorros de los perros adultos. Algunos perros no muestran síntomas muy pronunciados así que se recomienda consultar al veterinario cuando existe la duda o sospecha de dicha enfermedad en su mascota. No cambiarlos de lugar a lugar: Cada animal debe ser mantenido en el mismo lugar por el mayor tiempo que sea posible durante la enfermedad Cuando los cachorros se están amamantando, con frecuencia están protegidos contra la enfermedad a través de la leche materna (inmunidad materna) contra cualquier enfermedad para la cual la madre ha desarrollado inmunidad (ya sea a través de vacunación o de haber superado la enfermedad con anterioridad). A medida que el cachorro crece esta inmunidad materna se debilita y comienza a construir su propio sistema inmune y es momento adecuado de aplicar las vacunas para reforzar la inmunidad que la madre les ha dejado, sin vacunas esta inmunidad se va perdiendo poco a poco y es cuando son atacados por las diferentes enfermedades incluido el Parvovirus este proceso es entre el mes y los dos meses de vida

CONCLUSIÓN

En conclusión: Esta enfermedad puede terminar con la vida de nuestra mascota en un periodo de 2 a 3 días.

En cuanto se presente el primer síntoma, duda o sospecha de la enfermedad debe consultarse al Médico Veterinario si se hace inmediatamente puede salvarse la vida de la mascota y evitar la propagación del virus.

Los primeros síntomas son: vómito, falta de apetito, diarrea con sangre muy oscura, depresión y desgano de la mascota.

El parvovirus es un virus demasiado fuerte por lo cual es importante cuando se haya detectado lavar a conciencia y desinfectar los espacios donde el animal tubo contacto.

CUALQUIER DUDA O SUGERENCIA RESPECTO AL TEMA ANTERIOR O CUALQUIER OTRA ENFERMEDAD PERRUNA HAGANOSLA SABER POR MEDIO DE ESTA PÁGINA